4 oct. 2015

Aceite y jabón de maíz.

El aceite de maíz crudo refinado es comestible, estable y de color claro.
La calidad de este aceite comienza en las condiciones de cultivo y desarrollo del mismo.
Un maíz cosechado con humedad y secado a una temperatura no superior a 80ºC tiene mayor rendimiento en aceite que uno secado a temperaturas mayores.
Para aprovechar al cien por cien sus propiedades nutricionales debe ser un aceite obtenido por presión en frío del germen de maíz fresco.

COMPOSICION
23 % de ácidos grasos monoinsaturados.
60 % de ácidos poliinsaturados.
12 % de ácidos saturados.
Es rico también en ácidos grasos linoléicos y oleicos.
Tiene cantidades significativas de vitamina E, A, D, calcio y hierro.
No contiene cantidades significativas de proteínas, carbohidratos y fibra alimentaria.

El aceite de maíz tiene un gran poder calórico por lo que su exceso puede dar problemas de obesidad.

PROPIEDADES
Su riqueza en vitamina E (tocoferoles) ayuda a combatir enfermedades circulatorias o vasculares, neurológicas y en la esterilidad.
Ayuda a controlar los altos niveles de colesterol.
El efecto antioxidante que posee previene la formación de radicales libres provenientes de la oxidación de las grasas que favorecen el envejecimiento de la piel.
En un uso externo también es un buen vehículo de aceites esenciales para la práctica de masajes corporales ya que nutre e hidrata.

El aceite de maíz se utiliza para la fabricación de cosméticos y para el tratamiento de la piel y cabello reseco por lo que entra a formar parte de muchos productos elaborados con esta finalidad.
Igualmente se utiliza con fines terapéuticos para muchas afecciones de la piel (gracias a la Vitamina E).

JABONES
JABONES DE ACEITE DE SEMILLAS: GIRASOL, MAIZ Y SOJA
Respecto de los aceites de girasol, maíz y semillas, existe la creencia de que se enranciarán y estropearán el jabón.
Al tener significativas cantidades de Vitamina E, que es un conservante, esto no es cierto, y diversas experiencias lo confirman.
Inicialmente quedan bastante blandos pero endurecen al secarse.

Para hacer jabón para uso doméstico con aceite reciclado, pueden servir para completar cantidades y "suavizar" el aceite base.
También se usa para hacer oleolato de plantas aromáticas.

PROPORCIONES

300gr. de Aceite de Girasol o de Semillas (ricos en Vitamina E)
40gr. de sosa
100gr. de agua fría

300gr. de Aceite de Maíz o de Soja.
41gr. de sosa
100gr. de agua fría

De cada lote salen 4 pastillas de 110gr. aprox de jabón base.

VARIACIONES

Cuando lleguemos, en el batido en frío, a densidad de traza:
1ª pastilla en molde 110gr. para jabón de uso doméstico.
2ª pastilla para champú, añadir al resto 10gr. de aceite, remover bien para unificar y enmoldar 110gr.
3ª pastilla para jabón de tocador y ducha, añadimos al resto 15gr. de aceite, remover bien para que quede bien homogéneo.
Con el jabón restante podemos hacer jabón líquido.
Ponerlo a fuego suave, hay que tenerlo caliente durante unas 2 horas, ir añadiendo agua en varias veces, unos 50gr. por vez hasta lograr la densidad deseada.
Dejar enfriar, añadir agua si ha espesado y poner en un dosificador, como jabón líquido para el lavabo o para gel de baño.
Salen entre 500 y 600ml de gel aprox. dependiendo de lo denso que esté.